COMPENSACIÓN LABORAL

En Arizona, las leyes de compensación laboral proporcionan cuidados médicos y beneficios compensatorios a los trabajadores lesionados, siempre y cuando la lesión está relacionada con el trabajo. En general, esta es la única opción de un trabajador, porque un trabajador cubierto por el seguro compensatorio de su empresa, no puede demandarla.

 

La Comisión industrial de Arizona regula las solicitudes de compensación laborales en Arizona. También cuenta con una división especial de fondos que proporcionan beneficios a un trabajador si su empleador no está asegurado. Por ley, la empresa tiene que proporcionar un seguro de compensación al trabajador si sólo tiene un empleado.

 

Si estás lesionado, deberías informar de la lesión a tu jefe lo antes posible. Puedes abrir un expediente de reclamación durante el primer año después de la fecha de la lesión, o desde que fuiste consciente de tu condición. Puedes abrir la reclamación tú mismo o, si tienes un abogado, este puede hacerlo por ti. Una vez la reclamación esté registrada, tendrás que seguir las leyes cuidadosamente, o podrías acabar viendo tus beneficios suspendidos, o incluso perdidos. Se trata de cumplir unos plazos muy estrictos para abrir protestas y reclamaciones, o incluso juicios. En caso de no cumplirse éstos plazos, podrías perder incluso el derecho a ir a juicio, incluso si no estás de acuerdo con la decisión de la aseguradora. Por ejemplo, si tu reclamación resulta tener nada, sólo tienes 90 días después de la fecha del correo del aviso de denegación para protestar y solicitar una audiencia. Un abogado te puede ayudar aconsejándote sobre los plazos y sobre si deberías reclamar o no. Además, un abogado te puede ayudar a luchar contra la denegación de una reclamación.

 

Tu médico también puede abrir una solicitud de compensación laboral si le cuentas que has sufrido una lesión en el trabajo. Es importante que el médico tenga un buen historial sobre tu lesión, o esto podría entorpecer tu caso en el futuro.

 

Incluso si no eres un abogado, se espera que cumplas las leyes sobre solicitudes de audiencias y plazos. Esto también es así si no comprendes un documento recibido o notificación. Las leyes que hacen responsable de comprender las notificaciones que recibes y de realizar las reclamaciones dentro del plazo. Si te preocupa comprender un documento o fallar en un plazo, deberías llamar a Montrose & Chua para una consulta gratuita.

 

Si se acepta tu solicitud para beneficios, por desgracia esto no significa que todo será fácil como debería. Ciertamente no te garantiza que te van a dar todo lo que quieres o lo que tu médico quiere para ti. Deberías recibir tratamiento médico y beneficios compensatorios temporales siempre y cuando tengas restricciones laborales firmadas por tu médico y cumplas con los otros requisitos legales.

 

La aseguradora puede solicitar que otro médico que revise periódicamente. Éstas citas son obligatorias. El resultado puede determinar si recibes beneficios adicionales, o si se cierra tu caso. Preferiblemente, deberías hablar con un abogado antes de llegar a este punto. Si la cita médica ya ha ocurrido, si van a cerrar tu caso, o si te están negando tratamiento o beneficios basándose en una cita médica del seguro, deberías hablar con un abogado lo antes posible para poder determinar qué hacer y cómo proceder.

 

Si tu propio médico te da el alta, tus beneficios tendrán que ser calculados o determinados según las leyes de Arizona. No deberías confiar en los cálculos de la aseguradora o de la Comisión industrial para determinar tus beneficios. Siempre es preferible que un abogado revise cualquier determinación de beneficios por incapacidad permanente, para asegurar que son calculados correctamente, o al menos que comprendes tus opciones. Ni la Comisión industrial de Arizona ni tu aseguradora te pueden proporcionar consejo legal. Sólo un abogado puede hacerlo.

 

Si tienes una solicitud compensatoria que ya ha sido cerrada, quizá sea posible reabrir el caso. En Arizona, se puede abrir de nuevo un caso si ya ha sido aceptado y si tienes una condición nueva, adicional, o que no había sido descubierta antes, relacionada con la lesión original. Es importante que comprendas que existen consecuencias a la hora de realizar una petición de reapertura y que la fecha puede impactar en tus beneficios significativamente. Las circunstancias de cada caso son únicas, así que si crees que tu casa debería ser reabierto o que necesitaría serlo, lo mejor es que un abogado revise tu caso. Nunca compares tu caso con el de un amigo o vecino. Si no rellenas los papeles correctamente y dentro del plazo, podrías perder tus beneficios potenciales o incluso adicionales.

 

Si tienes una solicitud que fue cerrada y te han concedido una incapacidad permanente, quizás se pueda mejorar. Si ahora llenes un cambio de circunstancias o un cambio en tus restricciones laborales, deberías dejar que un abogado eche un vistazo a tu caso, para determinar si una petición de revisión podría resultar en beneficios adicionales.

 

Según el sistema de compensación laboral, no tienes que tener un abogado. La ley de compensación laboral es muy compleja, y ten en cuenta que tendrás que enfrentarte a un abogado de la otra parte. Y esto es porque tu empresa o aseguradora, tienen que estar representadas por un abogado. Si decides representarte a ti mismo, tendrás que seguir las reglas de procedimiento de las audiencias ante la Comisión industrial de Arizona. Un abogado especialista en leyes compensatorias laborales del Estado de Arizona, sabrá todas las reglas y cómo seguirlas para asegurarte de que presentas el mejor caso posible en la audiencia.

 

Si quieres contratar a un abogado, la Comisión industrial de Arizona te recomienda que consultes con un abogado especialista en compensación laboral. Tanto Weston como Briana son abogados especializados en compensación laboral del colegio de abogados de Arizona. Te proporcionarán una consulta gratis y evaluarán tu caso sin compromiso.